lunes, 16 de octubre de 2017

Simplemente...¡GRACIAS!

El pasado 9 de octubre operaron a mi padre de una prótesis de cadera en el Hospital Virgen de la Vega, más conocido como el "Ambulatorio" para muchos salmantinos. Todo salió bien, pero no escribo esta entrada para contaros eso. 


Desde aquí quiero hacer llegar un GRACIAS muy grande a todos los "trabajadores" que de una manera u otra han estado ahí, para lo que él necesitara en esos días: al traumatólogo que lo operó, Pedro Javier Hernández; a los anestesistas; personal de Reanimación;a las enfermeras; a las auxiliares; a las celadoras; a las encargadas de limpieza...Absolutamente a todas estas personas, acudo al blog, dando la mano a Facebook, para que este mensaje se extienda, solo eso...gracias. Puntualizar que estuvo en la 6ª planta.

Gracias por vuestro buen hacer, por vuestra amabilidad, por vuestra paciencia, por tener una sonrisa a mano...Por hacer que la estancia en un hospital, que no es precisamente una escapada a una playa paradisiaca, haya resultado mucho más llevadera. 

Y como no puede ser de otra manera, a los que habéis estado del otro lado: a FAMILIAres, AMIGOS y personas muy cercanas...GRACIAS por haber estado tan pendientes.

Por si alguien se lo pregunta, el porqué incluir en este blog un escrito así, me remito al nombre del mismo: La emoción de aprender. La gratitud tiene hueco aquí, siempre; y a mí me emociona encontrarme con profesionales como la copa de un pino, de los que hay mucho que aprender y que representan un buen ejemplo para otros tantos. Esto contado de manera breve.

Como sabéis, para mí siempre hay una banda sonora. Y este momento tiene su canción. Es una a la que le tengo un gran cariño, porque fue la que cantamos en la celebración del Día de la Paz en el IES Vía de la Plata en Guijuelo, en enero de 2016.

Porque efectivamente, LA VIDA ES UN VALS. Y por supuesto, sin dudarlo...Lo mejor está por llegar.



miércoles, 11 de octubre de 2017

El otro "sueldo" del docente

Mil disculpas por mi ausencia estos días, regreso con las baterías al máximo de carga e ilusiones nuevas, ¡qué falta me hacían ambas!

Recupero unas palabras recientes de Luis Aretio, psicólogo infantil sevillano. Si la memoria no me falla, tercera entrada de este blog basada en sus escritos. No dejéis de leer lo que compartió el 5 de octubre, se llama De la labor de los Docentes...y de lo que no viene en su paga.  Es breve, no invertiréis demasiado tiempo en leerlo, pero estoy segura de una cosa, si sois docentes, deberían veniros mil cosas a la cabeza al leer sus palabras.

Y de allí tomo prestado lo siguiente:
"Enseñan con su ejemplo, Miran donde nadie ve, Encuentran lo oculto de cada alumno, Se Entregan aparcando sus problemas,  Despiertan inquietudes, Pelean contra la ignorancia, Dibujan sonrisas y Sueñan un mundo mejor para cada alumno y cada alumna."

No me considero un ejemplo de nada para nadie. Ni para mis alumnos de ahora ni para los de antes. Sí intento por ejemplo cumplir siempre con mis funciones, ser justa, generosa, esforzarme en lo que hago, dejarme la piel por quienes me importan...Pero creo que esto es o debería ser lo normal en alguien que es, que soy, maestra por vocación. Me parece que no hago nada del otro mundo.

Me encanta lo de "encuentran lo oculto de cada alumno." Más que lo oculto, diría lo especial, lo que los distingue de los demás y que a veces todavía no ha visto la luz. Y con frecuencia a la gente les cuesta buscar en cada uno lo bueno que tiene, esto lo aplico a todo el mundo, no me refiero solo al alumnado. Y además de buscar lo especial, para mí es básico el entenderlos, el escudriñar a nuestros niños y niñas, a nuestros jóvenes, para comprender por qué hacen o no hacen "algo."

Sí intento dejar mis "problemas" a un lado, porque llevar mis problemas al aula no los va a ayudar a ellos...a mí tampoco. No sé si por eso soy mejor o peor maestra, pero nuestro alumnado nunca debe pagar cuestiones personales nuestras de las que ellos no son responsables.

Lo de despertar inquietudes es bonito, pero me resulta sumamente complicado y no he dado con los ingredientes perfectos. Eso sí, no dejo de investigar recetas e ir probando. Como cada alumno es un mundo, la misma receta raro será que nos sirva para dos distintos.

Y así estamos sí, "peleando contra la ignorancia" en ocasiones reinante, con la convicción de algo, el conocimiento nos hace más poderosos; la ausencia de él, nos hace más débiles. Con débiles me refiero a débiles para enfrentarnos al mundo real. Y conocimiento no únicamente entendido como lo que viene en los libros, sino además el saber relacionarse, saber respetar, saber valorar, saber querer, saber agradecer, saber perdonar...

Dibujar sonrisas es un placer y un lujo que no tienen a sus disposición otras profesiones. Y no es sencillo cuando la mochila que cargan algunos niños tiene un peso elevadísimo. Hay días que dibujas sonrisas, otras te conformas con secar lágrimas y dejar que la rabia deje paso a la calma. De esos días en los que el diálogo es imposible y lo mejor que puedes hacer es respetar el silencio y apretar fuerte su mano.

Por supuesto que sueño con un mundo mejor para ellos, pero para que ciertos cambios tengan lugar, necesitamos que la familia crea en ellos, que entienda que los cambios son necesarios, que colaboren para que se produzcan y que eviten lanzar piedras sobre su propio tejado.

El propio Luis Aretio pregunta "¿Quién se lo paga?"
La verdad es que a eso último sí tengo la respuesta. Principalmente, mis alumnos. ¿Cómo? Con lo que más vale y que ninguna moneda jamás podrá sustituir: su cariño, su confianza, su gratitud, su inocencia, su ilusión, su espontaneidad, sus inquietudes, sus prisas, sus esperanzas, sus problemas...Con ellos mismos. Y esa paga tiene muchas más extras de las que cualquier empresa pueda brindarnos.

Únicamente tres días sin pisar el cole, por motivos familiares más que justificados, me sirven para darme cuenta, nuevamente, de lo mucho que echo de menos a mis alumnos (y a más personas claro, pero a ellos principalmente), de lo importantes que son para mí y que no hay fuerza mayor que la del cariño. 

Una vez más, GRACIAS Luis Aretio, por remover lo que otros ni se plantean.

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/los-gestos-carino-tienen-poder-cambiarlo




jueves, 5 de octubre de 2017

Cosas de alumnos: palabras para recordar

Esta mañana he tenido que reñir a uno de mis alumnos por varios motivos que no vienen a cuento y que nunca pondría aquí. El caso es que por algunos de esos motivos ya había tenido que llamarle la atención en otras ocasiones. Y, sin grito alguno, pero con voz firme y mucho cariño de fondo, he intentado que razonara y entendiera mi disgusto con su manera de actuar. Reñir por reñir, es tontería y una completa pérdida de tiempo.

Cuando ya había dado por finalizada por completo la "charla", y él era consciente que mi intervención había terminado; porque me parece que nada debe ser eterno, y estas cosas menos, que a mí por cierto me resultan cada vez más desagradables, va y me lanza esta pregunta:


"Pero Raquel, tú...
¿POR QUÉ NOS QUIERES TANTO?"

Me quedé petrificada, porque a veces me han preguntado cosas similares o con el mismo fondo pero usando otras palabras, pero me ha pillado algo desprevenida.

PORQUE SÍ, porque no puedo evitar hacerlo. Porque son la principal razón para lucir las ojeras que tengo (aunque intente disimularlas sin demasiado éxito). Porque me encanta "luchar" con ellos, contra su desgana a veces,  lidiar con sus preocupaciones, con sus dudas (curriculares o las que sean) y tratar, esto último me parece imprescindible en Compensatoria, que tengan un futuro mejor. No aspiro a cambiar la vida de nadie, pero si está en mis manos hacerles la existencia un poquito más feliz a mis alumnos (aplicable a toda la gente que quiero) está claro que voy a hacerlo. Fracasar es no intentarlo, y aunque no "triunfes", algo les queda, estoy segura de ello. Qué bonito es ampliar las ventanas por las que estos niños ven el mundo, aunque no tengas la capacidad para cambiar el mundo de algunos (ojalá pudiera).
Y además, porque creo que hay que darle más al que más necesita, pero al que lo necesita DE VERDAD. A nivel económico, curricular, afectivo, o al que sea.

Estad tranquilos que a él le di una respuesta mucho más breve, ahora ando ya más "inspirada."

Momentos así son los que hacen que todo tenga sentido y te animan a enfrentarte a cualquier inclemencia que se te presente, da igual de dónde venga.

Y como mi vida tiene banda sonora, este momento pide a gritos la canción de Pasión Vega, Cosas que hacen que la vida valga la pena.

GRACIAS por leer el blog, GRACIAS por compartir.



EMOCIÓNATE: día 1

De los seis alumnos apuntados, ayer miércoles, aparecieron tres. Podía haber dicho que faltaron tres, que podréis pensar qué más da que da lo mismo, pero no. Voy a centrarme en los que vinieron y confío que el próximo día estén los seis ("Cosas que pasan," como diría un alumno).

Es verdad que al principio eso me descolocó un poco, y en parte me dio un pelín de rabia, pero se me pasó rápido. Pensé para mis adentros que era una oportunidad para arrancar el taller lo mejor que pudiera, sin importar que solamente se hubieran presentado la mitad. Y que esto, de aquí a unas semanas, será algo anecdótico y ni lo recordaré.

Tenía la clase preparada a conciencia. Se me pasó por completo hacer una foto a la pizarra. En ella había dibujado unas letras tipo rótulo, con tiza azul, en mayúsculas, que decían EMOCIÓNATE. Es el título del taller, y a su vez, era una sugerencia, para que cada uno pueda mostrarse como es, sin las prisas que a veces provocan los libros de texto, por intentar abarcar un currículo que no contempla la realidad más allá de unos determinados conocimientos. Que a ratos puede ser asfixiante, como si te faltara el aire. Pero no, con el tiempo una aprende que lo importante es el camino, no la meta. Que si llegamos, felices todos; pero que si no la alcanzamos y el camino ha valido la pena, contentos también.

Creo que EMOCIÓNATE es eso, un mensaje directo a mis alumnos, de ahora sí, ahora es el momento de que hables de lo que te apetezca y que no respondas si no quieres (no hay que obligar a hablar o a intervenir, menos todavía si es algo nuestro, personal). Es el momento de que compartas, que escuches de manera activa, que participes, que aportes lo que eres o piensas sin temor a ser juzgado. Y si hay que reír, se ríe; y si toca llorar, se llora...

Además de Emociónate, escribí de manera esquemática una actividad sobre el optimismo, para hacer con cartulinas de colores, pero me ha parecido más oportuno dejarlo para una sesión en la que no faltara nadie.

También había un par de pinceladas, dos frases, sobre la educación emocional, y listo.

Encima de algunos pupitres, coloqué cartulinas de colores, y apoyados en ellas, piruletas con el nombre de cada alumno y globos con forma de corazón, de colores, que había personalizado con los nombres. En un vaso, "píldoras" en papelitos enrollados a modo de pergamino con frases relacionadas con la Educación Emocional. Y en otro pupitre, la versión pop-up del libro Monstruo de colores, de Anna Llenas. Y aunque está muy explotado este libro, da juego, no lo podemos negar. Sirve para hablar de rabia, de calma, de miedo, de tristeza, de alegría...Ahí lo dejo.



Imágenes personales. Propiedad de Raquel Plaza Juan.
Después de un pequeño calentamiento, preguntando directamente por qué se habían apuntado a ese taller, tanteé de qué pensaban que iba.

Entre los cuatro leímos el libro, y fuimos hablando de lo que surgía gracias al contenido del mismo. Con eso se nos fue más tiempo de la cuenta.

Les expliqué los motivos para poner los globos, inspirándome en la frase "Somos globos cargados de sentimientos en un mundo lleno de alfileres." Quería que se parasen a pensar sobre el daño que a veces podemos hacer con lo que decimos o hacemos; lo conveniente que es pensar antes de hablar e intentar aunque suene sencillo, hacer las cosas más fáciles a los demás.

Y de todo lo que tenía en mente, usé mi memoria sobre recursos emocionales, y me fui a un vídeo que recientemente he compartido en este blog, el discurso de agradecimiento de Miguel Herrán al recibir su Goya. Y lo hemos estado viendo juntos. 

Para terminar cogieron su globo, su piruleta y leyeron al azar la frase que habían cogido.

Y así acabó la sesión, el tiempo se me fue volando, creo que eso es buena señal. Es un pasito, pero me ha hecho mucha ilusión darlo con ellos. A los ausentes, os queremos presentes en la próxima sesión.

Quedan muchas emociones por compartir.


https://exploringyourmind.com/mature-womans-heart-deep-sea-secrets/




domingo, 1 de octubre de 2017

Sentimientos y canciones: AMOR (I)

Se me ha ocurrido buscar canciones que podamos asociar a un sentimiento determinado. Tenía muchas a mi alcance entre las que poder elegir. De ahí que aquí tengáis solo una pequeña muestra. Empezamos por canciones "de amor". No obstante, cada uno siente la música de una manera y puede interpretar la letra de otra forma o relacionarla con más sentimientos, que no todo es blanco o negro. Si tenéis alguna canción de amor que os guste mucho, encantada de saber cuál es. 

La primera es de Bombai y Bebe. Solo si es contigo es una canción alegre, pegadiza, quizá algo light.




Otro ejemplo de canciones de amor, excelente bajo mi punto de vista, es Enamorada, de Amaral. Una delicia de letra, un violín mágico, una canción maravillosa. No creo que os deje indiferentes. Escuchad la letra sin prisas. He dado con un vídeo con la letra montado con muy buen gusto.



Y si nos vamos a canciones que hablen de amor y no estén en español, un auténtico clásico, Always, de Bon Jovi, subtitulada en español.


Como vamos subiendo de intensidad, no puedo olvidarme de una preciosidad de canción en italiano que ha sido cantada por muchas voces distintas. Ni más ni menos que Caruso. Aquí tenéis la interpretación de Lara Fabian.


Y volviendo al español, una canción inolvidable, Si tú no estás aquí, de Rosana.


Y una canción muy reciente y también movidita, como la primera, tal vez más apropiada para los alumnos de Primaria. Es parte de la banda sonora de la película GRU 3, mi villano favorito. La cantan Morat y Álvaro Soler y se llama Yo contigo, tú conmigo.




Hasta aquí, la primera entrada sobre canciones de amor. Buen día a todos.




sábado, 30 de septiembre de 2017

Nueva aventura: EMOCIÓNATE

Para situaros un poco, explico el contexto. Mi cole (CEIP Beatriz Galindo) es uno, como otros muchos, en los que los maestros nos encargamos de la oferta educativa de talleres para las tardes. El caso es que ya a punto de acabar el curso pasado, tuve muy claro que si este 2017-2018 continuaba en el cole, quería hacer un taller sobre educación emocional. Dicho y hecho, el miércoles empiezo este nuevo proyecto. Está destinado a los alumnos del grupo de 5º de Primaria que, voluntariamente, se hayan apuntado.

Mi idea es conjugar la Educación Artística (Música y Plástica), las expresiones oral y escrita, para hablar de educación emocional.

Aunque tengo muchas "actividades" (dinámicas, juegos...llamadlo como queráis), se van a ir adaptando a lo que detecte que más necesitan o más jugo pueden sacarle los niños y niñas de 5º.

Elegir solo un libro me resultaría imposible, de hecho para abrir boca voy a hablaros de seis. A modo de manuales o libros de consulta, he seleccionado los tres primeros, pero conozco bastantes más, por si alguien quiere, en el entorno que sea, hacer algo parecido a lo que planteo y no sabe muy por dónde empezar.

El primero es Laberinto del alma, de Anna Llenas. En pocas palabras, es un diccionario emocional. Me gusta mucho cómo explican cada emoción. Y cómo no, con los inimitables dibujos de Anna Llenas. Es un libro de un tamaño considerable, y sorprendentemente barato para el formato y el contenido.



https://www.casadellibro.com/libro-laberinto-del-alma/9788467046977/2747882
A la venta en la CASA DEL LIBRO por 18,95 euros.

Ejemplo del libro de Anna Llenas. Pincha en la imagen para verla ampliada.

Después  estaría El arte de emocionarte (Explora tus emociones). Es de los mismos autores que el archiconocido Emocionario, pero sinceramente, me gusta mucho más el que os presento.

Precio en la CASA DEL LIBRO: 16,95 euros.
https://www.casadellibro.com/libro-el-arte-de-emocionarte/9788415594901/3007035º





Pincha en la imagen si quieres verla ampliada.

En tercer lugar, de la editorial Parramón, Actividades para el desarrollo de la inteligencia emocional en los niños. Es un libro totalmente práctico con actividades que se pueden llevar al aula sin necesidad de demasiados recursos. Muy interesante. Disponible en la librería Víctor Jara de Salamanca por 25 euros.


Y los tres siguientes son para momentos puntuales, no se trata de "manuales", sino más bien, historias "con alma."

El primero de los que tienen este tipo de historias, llama la atención por su sencillez. Quizá por eso me encantó, ahí radica su éxito, no necesita ilustraciones recargadas ni mucho colorido para gustar. De hecho, en muchas páginas hay más espacio en blanco que letra o ilustración. En la contraportada lo resumen muy bien:
Sigue el hilo de la vida...
Un libro para todas las edades. Un regalo para siempre. Se titula El hilo de la vida.
12 euros en la CASA DEL LIBRO. 



He encontrado un vídeo en Youtube con la historia del libro. No dejéis de verlo.

Llego ahora a otro también muy especial, que tiene palabras en la parte final. Se llama Te quiero, su autor es Juan Berrio, que brillantemente ilustra una historia de amor sin palabras. 


Y el último, por hoy, es un compendio de aquellas cosas que una madre puede decirle a su hijo. Es Así te quiero, de la editorial SM.
Es un álbum ilustrado que combina ilustraciones que intentan parecer hechas por niños con otras adultas. Tiene texto. Un buen regalo también (15 euros aproximadamente).


Desde el miércoles, iré explicando qué vamos haciendo en cada sesión, por si a alguien le sirve de ayuda para algo que tenga en mente.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Adolescentes: esos grandes desconocidos

Por tercera vez en este blog, hago referencia a un artículo de Luis Aretio. No es casualidad, encuentro en él, sin conocerlo en persona, solo a través de lo que escribe, que no es poco, una sensibilidad educativa especial con la que me siento enormemente identificada.

Se llama Adolescentes: cambian las formas, no las normas.  En él Aretio nos habla de una consulta que les hace una madre a cerca de su hija de 14 años y el "problema" de falta de comunicación con ella, que ya no le cuenta nada.

Me encanta lo que plantea el autor, pero es verdad que muchas veces los adultos queremos que los adolescentes confíen en nosotros sin confiar nosotros en ellos. A mí me parece una utopía. Como maestra de Compensatoria, cuando estuve con adolescentes dos cursos en el IES Vía de la Plata de Guijuelo, aprendí muchas cosas. Entre lo que descubrí, está cómo tratarlos, tal vez una de mis mayores fortunas a nivel laboral (y personal). Descubrí también que tienen mucha magia, mucho encanto. Y que aunque están inmersos en una montaña rusa de cambios que los hacen ir de un extremo a otro, tienen mucho que aportar, muchísimo más de lo que la mayoría de adultos que los rodean alcanzan a ver.

No los menospreciéis. Si queréis que un adolescente confíe en vosotros, está en vuestras manos. Hay que ser generosos con ellos, y animarse a compartir parte de lo que a nosotros, los adultos, nos preocupa, nos quita el sueño, o nos hace estar con una sonrisa de oreja a oreja. Dejaos sorprender por ellos, entenderán mucho más de lo que quizá nosotros alcancemos a entenderlos. Una de las personas más  empáticas que me he encontrado en más de nueve años de docencia es una alumna, que actualmente no ha cumplido los dieciséis años, con la que he coincidido tres cursos, uno en el colegio y dos en el instituto. Sabía cómo interpretar mis gestos de una manera sorprendente. Incluso cuando yo tenía un muy mal día e intentaba disimularlo lo mejor que sabía y podía (los alumnos no tienen que "pagar" nuestros días malos), ella era capaz de descifrar que no estaba en mi mejor momento. 

Pero ojo, compartir no quiere decir que les contéis vuestra vida y milagros, ni todas vuestras intimidades. Para mí una de las claves para que los adolescentes nos cuenten (lo que quieran) está en saber encontrar el momento y el lugar, en saber esperar (ellos deciden cuándo empiezan a confiar en nosotros, y pueden tardar mucho o no empezar nunca a hacerlo), y a aunque corra el riesgo de sonar repetitiva y resultar pesada, imprescindible: no juzgarlos. 

Paciencia, seáis docentes, madres, padres...De verdad, cuando estáis a punto de rendiros, veis que un día, que no ha pasado nada especial, comienzan a contaros algo personal, y pensáis, o eso pensaba yo, sin saber muy bien qué había hecho clic en ellos: touché. Y aunque intentaba que no se me notara la alegría que me invadía, me sentía muy feliz, es difícil de explicar y es probable que muchos no sepan a qué me refiero. A los adolescentes que se han cruzado en mi camino o yo en el de ellos, a aquellos con los que me sigo comunicando por una u otra vía: GRACIAS. Puedo repetirlo un millón de veces y nunca me cansaré. 

¡Ah! Acabamos de estrenar el curso, más todavía en institutos y universidades, pero a todos esos jóvenes que lean esto: tenéis el mundo en vuestras manos, no lo desaprovechéis.


Imagen propiedad de Raquel Plaza Juan. Manos de Álvaro Morocho Martín.

domingo, 24 de septiembre de 2017

EMOCIÓNATE. Una buena idea

En mi tiempo de navegación por internet, que es el que es porque los días siguen teniendo 24 horas (si tuvieran 48 seguiríamos diciendo que no nos da tiempo "a nada"), he dado con un vídeo que no puedo evitar explicaros y compartirlo.

Se trata de un proyecto audiovisual de la universidad de La Laguna, cuya objetivo era, ni más ni menos, que emocionar a ocho voluntarios gracias a mensajes inesperados de sus seres queridos. La idea me ha gustado tanto, que voy a darle una vuelta e ingeniármelas para poder llevarla a mi aula. Eso sí, por si a algún alumno le da por curiosear por aquí, hasta que no lo tenga bien pensado prefiero no dar más detalles.

Ahí lo dejo, por si algún valiente quiere hacer algo en esta línea.

Por ponerle algún pero al vídeo, yo no les habría puesto vendas, se pierde mucha información con los ojos tapados. Habría agradecido ver cómo se comunican con la mirada, cómo con ella cada uno expresa sus emociones a su manera.

Va de Goyas: un agradecimiento

La segunda entrada del día también está relacionada con los Goya, Cada cual se fija en algo distinto. A mí lo que más me llama la atención son los discursos de agradecimiento de los ganadores, suelen tener mucha miga y como merece la ocasión, están repletos de emoción a raudales.

Y de las tres últimas ediciones, hubo uno que me encandiló. Se trata del premio a mejor actor revelación en 2016, que recayó en las manos de un jovencísimo Miguel Herrán, al que el director (también se estrenaba en estas lides) Daniel Guzmán, le dio, tal y como Herrán reconocería, la oportunidad de su vida. Reproduzco un fragmento de lo que podéis ver en el vídeo:
"Has conseguido que un chaval sin ilusiones, sin ganas de estudiar, sin nada que le guste, descubra un mundo nuevo, quiera estudiar, quiera trabajar. Y se agarre a esta vida nueva, como si no hubiera otra. Me has dado una vida...Daniel." ¿Se puede decir algo más bonito? Simplemente inolvidable. Por momentos como estos a mí al menos sí me merece la pena estar sentada frente al televisor viendo la (casi) eterna gala de los Goya.



Y no sé vosotros, pero yo me he topado, y lo sigo haciendo (algo que considero una suerte), con muchos "Danieles" Herrán. Muchos niños o adolescentes sin motivación alguna, sin ganas de nada. Tal vez no consigamos que cambien de parecer, pero es nuestra labor intentarlo. Mejor dicho, para no implicar a nadie, es mi labor intentarlo. Que cada cual analice qué tiene en sus manos para conseguir que estos chicos o jóvenes desmotivados recuperen la ilusión, las ganas de estudiar lo suficiente como para tener un futuro digno.

Está fenomenal tener alumnos con notas excelentes, pero echadle un ojo a los que no llegan por el motivo que sea, porque no quieren o porque no pueden. Exámenes en blanco, mal comportamiento, absentismo, falta de comunicación, reacciones a veces algo violentas o inesperadas...Los alumnos, de cualquier centro educativo, os mandan a diario millones de señales, no las dejéis pasar, por favor.

Domingo musical: RESISTIRÉ

Estuve hablando con una persona hace unas horas con la que tengo mucho en común y la misma (o muy semejante) "lucha." No sé si a vosotros os pasa, pero a mí me ocurre con mucha frecuencia, al hablar con alguien viene alguna canción a mi memoria. Y este es uno de esos momentos. No concibo la vida sin música.

Hoy es domingo, y os dejo Resistiré, una maravillosa canción popular gracias al Dúo Dinámico hace ya muchos años y que volvió a sonar con fuerza en la gala de los Goya 2015. A mí me emocionó y no deja de hacerlo. No la aplico solamente al terreno laboral, sino también al ámbito personal. Para mí es parte de mi banda sonora particular.

Seguramente todos los que leáis esta entrada tenéis motivos de peso para luchar, para no tirar la toalla, para seguir luchando pase lo que pase y le pese a quien le pese. Simplemente por esa razón, os mando toda la fuerza posible, para que nunca os rindáis y afrontéis con ilusión los retos que la vida va poniendo en nuestro camino. Da igual los obstáculos con los que nos encontremos, os invito a ser constantes y no abandonar la lucha si es que creéis en ella. 

Es verdad que a veces apostamos muy fuerte por situaciones o personas que luego nos decepcionan y las cosas viran de una manera inesperada. Luchad por coger el timón, recuperar las riendas y tratad de llegar al puerto que deseáis.

Para todos y todas...Resistiré (RESISTIRÉIS, RESISTIREMOS).