martes, 20 de febrero de 2018

Reparando alas rotas: un proyecto sobre educación emocional

Empiezo por una invitación, invitación a curiosear e indagar en la web del título:

Web REPARANDO ALAS ROTAS

Creo que está hecha con mucho gusto, mucha delicadeza. Mi apartado favorito, como no podía ser de otra manera, es el blog. Reconozco que la descubrí "de chiripa", buscando "frasecitas", los que me conocen saben lo mucho que me gustan. Comparto aquí unas cuantas...¡Espero que os sirvan!






Fuente: ver imágenes

domingo, 18 de febrero de 2018

EMOCIÓNATE: día 14, cariño y amor...Sed bienvenidos

La sesión del miércoles pasado comenzó escuchando la canción "En la memoria de la piel" de Rosana. Os dejo el vídeo:

Quise usarlo como introducción para hablar del cariño y del amor. Y también, porque sabía que no estaba de más poner una canción para intentar que se relajaran. Es una de las mayores dificultades, que centren la atención, que escuchen y no se atropellen al hablar los unos a los otros.

Les leí la definición de cariño de la RAE, concretamente la primera acepción: 1. m. Inclinación de amor o buen afecto que se siente hacia alguien o algo Pensamos si cariño y amor son lo mismo o se diferencian en algo, y hacia quién creían ellos que podían sentir amor y hacia qué personas cariño.

A continuación les pedí que se sentarán en círculo. Les di a tres alumnos unos peluches, solamente podían hablar las personas que tuvieran cogido uno de los peluches. Y cuando ellos hubieran acabado, tenían que pasárselo a la persona que estaba a su derecha o a su izquierda, siempre no coincidiera que un mismo niño tuviera dos peluches. Les pregunté que sentían con los peluches, si era agradable o no cogerlos. Escogí tres peluches que fueran muy agradables al tacto, muy suaves. Menos a una niña, que afirmó que no le gustaban nada los peluches, a los demás sí les agradaban.

Esta imagen y todas las de esta entrada, son propiedad de Raquel Plaza Juan. (Perdonad la poca calidad, están hechas con el móvil)



Fui haciéndoles preguntas sobre el cariño, como de qué maneras se puede expresar el cariño hacia una persona. La mayoría se inclinó por decir que con abrazos, con besos, hasta que una niña dijo que con palabras. Efectivamente, quería que vieran que para demostrar su afecto hacia alguien, no necesitan usar el tacto. Es verdad que un abrazo o un beso son muestras de cariño, pero una mirada también "abraza", o unas palabras agradables.

Fueron pasándose los peluches, aunque a algunos no se les ocurría nada nuevo y repetían cosas que otros compañeros habían comentado previamente.

Hasta aquí nuestra parte de la sesión hecha en el gimnasio.

Luego entramos en mi aula. Allí había escrito en la pizarra palabras que podían ser ejemplos de cariño. Aquí tenéis una imagen de la pizarra, por si os da ideas:

Les propuse que emplearan algunas de esas frases o las que ellos prefiriesen, para decirle algo bonito a una de las personas que estaba entonces en clase. La condición era que no podían repetir. 

Me gustó mucho ver cómo se dirigían a algunos de sus compañeros. Siento que volvemos al buen camino.

Al final, a mí me quedaban dos alumnos, así que les dije a cada uno lo que me parecía más apropiado. Son dos niños muy distintos y el mismo mensaje no había servido para ambos.

Y, sin perder de vista que era 14 de febrero, San Valentín, llevé una caja de bombones de un tamaño considerable y una bolsa de nubes, para endulzarles la tarde. Las dos volaron, por eso solamente tengo foto de la caja de bombones vacía...Todo un éxito.


Lo de los nombres de los bombones fuera casualidad, pero si intento buscar algo así a propósito, fijo que no los habría encontrado.
  El próximo miércoles, segunda parte, que el cariño y el amor dan mucho más de sí. El día 21, más y mejor (se intentará).

Programas que emocionan: OT 2017

Me declaro una fan incondicional de la música en directo. Me saca de nis casillas que en televisión anuncien la actuación de alguien y salga haciendo un play-back. Creo que es una tomadura de pelo y una falta de respeto hacia los espectadores. 

Pues bien, el año pasado, TVE-1 se "arriesgó"  y apostó nuevamente por Operación Triunfo. Un formato que triunfó en su primera edición pero se fue desinflando en las posteriores. Todavía recuerdo la anterior a esta nueva etapa de OT. Fue un auténtico fiasco e insufrible tener a Pilar Rubio de presentadora, creo que ella contribuyó al hundimiento y que acabara de manera precipitada.

Esta vez, después de tantear al público con la emisión de varios documentales que recordaban ese añorado primer OT, debieron ver que había sed de OT y empezó una nueva andadura. Felicitar a los responsables del casting. Sin ellos esta edición de Operación Triunfo habría sido "otra cosa." No me refiero a la calidad de las voces (que también), sino de las personalidades elegidas. Y, cómo no, a incluir un número llamativo de músicos entre los concursantes de este año y personas capaces de componer sus propias canciones. Eso sí, espero que cuiden la esencia y no lo conviertan en un Gran Hermano musical. Si deriva en eso, apaga y vámonos. Porque tras este éxito, mucho me extrañaría que no pusieran en marcha otro OT. Lo del 24 horas es un acierto, en abierto y por Youtube. A mí me ha permitido disfrutar de ensayos de galas y canciones en otros momentos, aunque sé que la atención de los televidentes se habrá puesto también en las relaciones entre unos y otros. 

La personalidad arrolladora de Amaia, flamante ganadora de OT 2017, ha sido un complemento ideal a una voz con alma, a una joven que sabe transmitir al cantar y al hablar. Y le podemos añadir que es música, no solo canta, también sabe tocar varios instrumentos...Toda una artista.

Pese a eso, para Eurovisión, apostaba por Aitana. Me parece que su Arde es mil veces más eurovisivo que Tu canción. No cuestiono la magia y la verdad que le ponen Alfred y Amaia al cantarla, esas miradas que traspasan la pantalla; pero no acabo de verla en Eurovisón, y menos cuando el año pasado la canción ganadora fue una canción de amor. No obstante, pase lo que pase, llevamos un tema bastante digno, que es bastante si lo comparamos con los representantes de otros años.

Qué difícil me resulta elegir qué canciones me han emocionado más...Cada uno (de los que hayáis seguido el programa) tendréis las vuestras. Estas son las mías:


  • ARDE, con Aitana. Ojalá hubiera sido ella la seleccionada para representarnos en Eurovisión.
  • SHAKE IT OT, con Amaia. Para mí, ganó medio concurso con su dueto en City of Stars. La otra mitad fue con esta canción, una maravillosa interpretación. Ahí tuve claro que sería la ganadora y que Aitana, que también me ha parecido una concursante brillante, y muy completa, lo iba a tener muy complicado para alcanzarla.
  • MIEDO, con Amaia. Aquí sacó las uñas, se notaba que era la gala final de OT.


  • CITY OF STARS, con Alfred y Amaia. Amor al cantar, al mirarse...en cada detalle, se veía esa chispa entre ellos.

  • CHANDELIER, con Aitana. Ni siquiera he puesto la de un ensayo de la gala. Me quedo con su versión al piano el día que se la cantó a Amaia. Aluciné al ver en los ensayos y en la gala final que habían prescindido de ella tocando el piano, qué pena.
  • VOLVER, con Ana Guerra y Manu Guix al piano.


  • POR SI TE HACE FALTA, compuesta y cantada por Alfred. Su voz no me gusta, pero es un artistazo.
  • Miriam cantando en gallego, fabulosa.

Y hasta aquí, que Operación Triunfo 2017 ha dado mucho de sí, pero no quiero saturar a nadie.

sábado, 17 de febrero de 2018

Educación sexual en las aulas...¿A qué estamos esperando?

Tenía reservado un artículo que leí en El País a finales de 2017, para elaborar una entrada en el blog sobre este tema. Se llama "Cuando la pornografía sustituye la educación sexual."  

El artículo anterior nos alerta del peligro de internet porque, nos guste o no, ha cambiado la manera que tienen nuestros niños y adolescentes de relacionarse a nivel afectivo-sexual. Ese acceso ilimitado e indiscriminado a internet, hace que encuentren respuestas a todas las preguntas que ellos se hacen. Pero, sinceramente, no creo que constituya la mejor fuente de información, ni para otros temas ni para esta cuestión. Desde que empecé a trabajar como maestra, vi que los alumnos tienen curiosidad (natural) por saber, aunque muchas veces no se atrevan a preguntar. No sé si acierto o estoy equivocada, pero intento que si ellos necesitan saber, puedan preguntar, sin temor a ser juzgados ni a represalias de ningún tipo. Y doy fe que sí, que sí preguntan, y con la mayor naturalidad del mundo, cuando comprueban que están en un clima de confianza propicio para hacerlo. Al principio se ríen, luego no, solamente quieren estar informados, y eso me parece maravilloso. No sé yo quien les corte las alas ni ponga una mala cara, aunque reconozco que no son cuestiones cómodas para muchos docentes, ni de Primaria ni de Secundaria. A mí, hablando de una manera respetuosa, saben que sí pueden pedirme que les aclare lo que sea, y ya busco yo la manera más idónea de resolver sus dudas. Me da igual si son de Primaria o de Secundaria, no creo que sea correcto no darles una respuesta.

En el camino de publicar esta entrada y haberla dejado en la reserva, aparecen varias noticias espeluzantes, que me repugnan, dan que pensar y desde luego no invitan a quedarse de brazos cruzados, sino a pasar a la acción. Sinceramente, al enterarme de la noticia de la presunta violación de un niño de 9 años durante el recreo a manos de otros alumnos de entre 10 a 14 años, sentí ganas de llorar, de vomitar y un asco y un dolor tremendo. Hay cosas que no alcanzo a entender. Por si  se os pasó la noticia, es relativamente reciente, pongo enlaces de distintas fuentes:

Lo más reciente aparece en la reseña de El Mundo. Parece ser que no se les puede imputar, a ninguno de los presuntos responsables de un hecho tan sumamente grave, por ser menos de 14 años. ¿Y ahora qué?

Pues como si con eso no fuera suficiente, me entero hoy de una noticia que no me deja indiferente. En Ondarroa se ha suicidado un chico transexual de 16 años. Dicen que se dio por vencido ante tanta demora y tanta traba...Aunque su familia y amigos lo apoyaran, no hay que ser muy avezada para pensar que seguramente en más de una ocasión fuera objeto de burlas, miradas ajenas, risas...Y considero que para evitar que noticias como estas sean reales, una educación sexual es necesaria.

Por mi parte, además de lo comentado en otros párrafos, el no tener una venda en los ojos y saber que ellos (mis alumnos, los de ahora y los de antes) quieren y necesitan saber, y de una fuente fiable, me animó a hacerles saber que cuando no sepan algo, con la mayor tranquilidad y naturalidad del mundo, pueden preguntarme. Y, de la misma forma, trato de responderlos. En mi aula disponen de libros sobre cambios en la pubertad, adolescencia, y sexualidad según la edad. No soy tonta y no todos los materiales los dejo al alcance de cualquier edad. Algunos ya los he recomendado en otras entradas del blog, aquí los agrupo y añado otros nuevos:

Os remito a la entrada del 26 de diciembre de 2016, en la cual recomiendo 14 libros sobre estas cuestiones. 

También incluyo dos que, en principio, salvo algún capítulo que de manera puntual podría servir para alumnado de 5º o 6º de Primaria, me parecen apropiados únicamente para chicos y chicas de la ESO o Bachillerato. Son estos:




Una curiosidad. El segundo libro viene acompañado, según las secciones, de códigos QR para ver videotutoriales de la autora, sexóloga, en la que explica de una manera sencilla y concisa muchos temas que pueden interesar a nuestros adolescentes.

Aquí defiendo la presencia de la educación sexual en todas las aulas, pero quiero pensar que no estoy sola en esta defensa. Puedo poner mi granito de arena, pero el poder cambiar algo reside en la unión de fuerzas, no en la división.

Reencuentros esperados y sorprendentes: Mis niños FARINATOS

Va camino de siete años que yo dejara de trabajar en el CEIP "Miróbriga" de Ciudad Rodrigo. Y aunque luego viví otro curso allí, cuando trabajé en Robleda, por entonces me encontré a muy pocos alumnos. Me parece que tampoco hice porque ese encuentro se produjera porque no fue mi mejor año precisamente.

El caso es que desde hace unos tres años hasta ahora, he vuelto a ver a algunos de mis farinatos. 
Primero fue Sofía, que aunque se marchó a mitad de curso, en 5º, era parte de esa clase. Y fue ella la que se acercó a mí, después de una de mis primeras clases prácticas en la autoescuela...¡Qué alegría! Y qué bonito ver que a alguien le brillan los ojos al verte.

Luego fue Estela, me emocioné mucho al verla representando La Pasión en la Purísima, y un tiempo después pude quedar en plena Plaza Mayor para tomar algo con sus padres, su hermano y ella.
Durante la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo, a finales de agosto de 2016, vi, de refilón, a Nor. Me encontré, o me encontró, Laura, también en la Plaza Mayor (pero de Ciudad, como ellos dicen), a la que si no se me hubiera quedado mirando no habría conseguido reconocer por lo mucho que había llovido y por su look con trencitas de colores. En ese mismo marco, se acercaron a saludarme Alejandro, Daniel y, nuevamente Estela.

Entre medias, después de verlo, reconocí (tarde) a Javier, que luego al preguntarle vía Facebook me confirmó que sí, que era él al que había visto por el barrio, en Salamanca capital.

Y ya en octubre del año pasado, otra vez en la Plaza Mayor, a Paula Briones (pongo el apellido porque había dos Paulas en clase).  Qué orgullo y qué grata sorpresa que alguna de mis alumnas vaya a ser maestra.

Una vez más, el destino me demuestra lo caprichoso que es. En casa de una amiga, bendita casualidad, ayer vi entrar con una mesa a David, al que no veía desde hace más de cinco años y medio. Lo recuerdo con frecuencia, este blog trata de emociones, y debo que compartir momentos tan bonitos como este. Además del tiempo que había pasado, por lo absolutamente inesperado. O más bien esperado pero que era alguien con el que no creía, ni por asomo, que iba a reencontrarme ayer 16 de febrero de 2018. Una alegría ver lo mucho que todos habéis crecido, lo guapos que estáis (y que eráis) y que os va bien, que para mí es lo más importante. 

Y Estela, aunque no te lo creas, he conseguido no llorar, pero me parece que se ha debido más al SORPRESÓN que a la emoción, que era indescriptible. GRACIAS a los que me he ido reencontrando en el camino, a los que sigo la pista aunque no haya tenido la oportunidad de ver en persona, y a todos los demás. Mis primeros "niños" fueron del CEIP "Leonardo Da Vinci" de Parque Coimbra (Móstoles), y todavía me pregunto cómo es posible en solamente dos meses y medio que les cogiera tanto cariño. Mención especial a Andrea Delgado Serrano, eres un auténtico sol, por muchos motivos. Pero ya como tutora, estando todo un curso, al final fueron dos, 5º y 6º, los niños y niñas del Miróbriga, fuisteis y seréis siempre MIS NIÑOS. "Mis niños" porque acababa de aprobar las oposiciones y sentía una alegría y una ilusión que me daban una energía difícil de explicar y de entender. Imagino que también influye la edad de entonces, que adoro lo que hago (antes y ahora) y que, no es ningún secreto, soy una madraza.

Algún día, no sé ni cómo, ni cuándo ni tampoco dónde, me encantaría veros. Omar, David, Paula Azabal, Estela, Javier, José Manuel, Eva, Sara Bernal, Paula Briones, Alejandro, Alicia, Nor, Óliver, Laura, Sofía, Daniel, Sara Gutiérrez, Adrián, Fady, Eva y Nuria. Gracias a vosotros y a las mamis (y algún papi) que me tienen en mente, pese a lo exigente/pesada que era y mi poca experiencia laboral previa.

Por cierto, si alguno me ve y no lo reconozco, si os apetece, acercaros, tened en cuenta que han pasado unos añitos y sois unos hombres y mujeres hechos y derechos y no es tan sencillo reconoceros entre la gente.

Y hoy, acabo con un mensaje para David, por ser mi reencuentro más reciente. Qué ilusión, me parece que ni tú ni yo pensábamos, ni por lo más remoto, que hoy íbamos a coincidir. Se me ha quedado una sonrisa de oreja a oreja. Por momentos como los que he contado en esta entrada, y por otros tantos que me guardo, esta es, desde siempre, una de las profesiones más maravillosas del mundo (y quizá una de las más complicadas). Qué regalazo...

Y con ellos os dejo, con la foto de clase del 13 de junio de 2011, que todavía mantengo en mi habitación. Os lo he seguido diciendo pero, me resulta inevitable: Os quiero.

Fotografía propiedad de Raquel Plaza Juan.

jueves, 8 de febrero de 2018

Cualquier día puede ser 25 de noviembre

No voy a esperar al 25 de noviembre para hablar de violencia de género. ¿Por qué? Simplemente, no me da la gana.

No hace falta que llegue ese día para hacer una entrada sobre este tema.

A TODOS aquellos niños, chicos, jóvenes, adolescentes o a los hombres:

-No insultes, no tienes que faltar a nadie al respeto para referirte a esa persona.
-No discrimines, no te creas mejor que una niña, una "chica", una adolescente, una joven, una mujer...Nadie es mejor que nadie.
-No pegues, en el momento que levantas la mano e intentas hacer algo por la fuerza, no tienes excusa.
-No chilles, no hay que gritar para hablar. No llevas más razón por hablarle a alguien "a grito pelao."
-No menosprecies, si intentas hundir a otra persona porque piensas que eres más valioso, estás demostrando lo pequeñito que en realidad eres y lo miserable que resultar obrar de esa manera.
-No te engañes, recurrir a la violencia no tiene justificación. Aunque pueda parecerte lo contrario, es un acto de cobardía tremendo.
-No te justifiques, no lo intentes, es inadmisible, ponle freno.
-No huyas, asume las consecuencias de tus actos, aprende de tus errores y no caigas en ellos nuevamente.
-No hagas daño, dañar física o psicológicamente a alguien es algo deleznable)
-No MALTRATES.
Contra la violencia de género...Tolerancia CERO.


Como canta Bebe, "no se daña a quien se quiere." 

Y a los maestros y profesores, recordadlo: Somos los docentes de los hombres y mujeres del futuro, también está en nuestras manos prevenir y, si ya ha pasado algo, ponerle freno en la medida de lo posible. 

https://ilovetokiocouture.com/2013/04/12/nuevo-concurso-no-puedo-cambiar-el-mundo-pero-si-el-mundo-de-alguien/

miércoles, 7 de febrero de 2018

EMOCIÓNATE: día 13...Un mar de dudas

Si busco una balanza, no sé qué sesión fue más rara, la anterior o la de esta tarde. Difícil elección.

A veces lo tengo muy claro, hay que parar. Con parar me refiero a sacar lo que hay en los cajones, vaciarlos por completo, limpiarlos, y volver a meter cada cosa, ordenándola con mimo.

Con ese propósito afrontaba está decimotercera sesión, no soy supersticiosa, pero he de confesaros que tampoco es que me enamore el número 13.

La primera alegría fue la puntualidad, o más que eso, a las cuatro menos cuarto (el taller comienza a las cuatro) ya había un niño en la puerta. Por supuesto que con el tiempo gélido de estos días le he abierto la puerta para que entrara, o en lugar de niño a las cuatro en punto me habría encontrado una figura de hielo. Fueron siete. Los impares para estas cosas son mal o buen número, depende de la dinámica. Como hoy mi idea era algo personal para luego compartirlo de forma colectiva, el número era secundario.

Antes de "empezar," me encuentro ante la complicada tarea de ver cómo se sientan los alumnos. Hay días que lo dejo en sus manos, pero está demostrado que se sientan los más afines unos junto a otros y así se relacionan menos con los demás, que son precisamente a los que menos conocen. Y como creo en la democracia, después de sortear con números el sitio de cada uno para esta tarde, votaron uno a uno qué sistema preferían usar ellos para sentarse cada tarde de taller. Y, asumo los resultados, al final salió que se sienten como quieran, pero que sea en un lugar distinto cada sesión. Y así será, cruzo los dedos para que funcione. Qué complicado es intentar que se sienten (ya no digo hablen) entre ellos sin que haya miraditas de desagrado, resoplidos o murmullos...Sí, sabía que esto no iba a ser nada sencillo, este taller es un gustazo, pero a la vez un reto tremendo. Reto por el contenido del taller y por los destinatarios, ese grupo concreto de alumnos de 5º de Primaria, a los que decidí dirigirlo. Aunque tengo que reconocer que hay algunos alumnos que no ponen pegas a nada de lo que les planteo y saben adaptarse y no protestan continuamente.

Recurrí a un escudo personal que hice el año pasado en un curso del CFIE de Salamanca sobre educación emocional. Ayer martes, en un curso también sobre educación emocional con la misma ponente del primero, salió el escudo de nuevo. Me pareció que podía funcionar y ayudar a conocerse un poquito mejor los unos a los otros sin necesidad de hacer preguntas directas o que alguien se sintiera incómodo. Pues...me equivoqué de lleno.

Os dejo el enlace a un ejemplo de escudo que colgué entonces, allá por abril de 2017. Básicamente el escudo es individual, cada uno lo divide en cuatro partes. En la parte superior izquierda escribe tres cosas positivas de sí mismo (se supone que de cómo es en cuanto a carácter, no de físico). En la superior derecha tres aspectos que debería mejorar de él/ella mismo/a. Después, en la casilla inferior izquierda, tres actividades que le guste hacer. Es decir, tres hobbies o cosas con las que disfrute mucho. Y para terminar, en la parte inferior derecha, un dibujo que refleje cómo es esa persona (el dueño del escudo). Que conste que no introduje el escudo directamente, de sopetón, que hablamos antes de qué es un escudo, y para que sirve. Extrañamente, se lanzaron a la acepción de algo que sirve para protegerse, para luchar. Y sí, eso es un escudo, pero les recordé los escudos de los equipos de fútbol, que solo con esa imagen representan un equipo. Y que su escudo tenía que tener ese "algo" que los representara a ellos, tal cual son.

Puse música de fondo mientras hacían el escudo y les fui guiando un poco porque me daba en la nariz que no estaba yendo bien la actividad. Y efectivamente, nos escuchamos unos a otros. Ahora ya en frío, puede ser que el ejercicio sea mucho más difícil de lo que yo creía, y que no se la haya pedido en su mejor momento. La cuestión es que nunca va ser el momento idóneo para todos.

Sinceramente, esta noche voy a consultarlo con la almohada. Tengo ya una idea de qué podemos hacer el próximo miércoles, pero necesito madurarla y darle forma. Quiero que sea una sesión especial, que se sientan cómodos, valorados, queridos, escuchados...¿Pido mucho? Espero que no.

Las cosas no tienen por qué salir como nos las imaginamos, pero eso no quiere decir que salgan mal. Simplemente, hay que hacer algunos reajustes y ojalá siga contando con los mismos niños y niñas (más una ausente) la semana que viene y todas las demás hasta que acabemos el taller, a finales de mayo.



En resumen, la sesión de hoy ya pasó, las que están por venir espero que, poniendo todos un poquito más de nuestra parte, podamos vivirlas de una manera diferente. Y aviso a navegantes, lo que parece imposible también hay que intentar hacerlo. Por eso no he puesto ninguna canción para desanimar, y he optado por "Qué bonito."

sábado, 3 de febrero de 2018

16 acciones para los futuros maestros, por MANUEL VELASCO

Reconozco que hay cosas que tienen que entrarte por los ojos. Si algo a nivel visual me llama la atención, enseguida lo miro, lo observo, lo analizo...Y eso me pasa con El blog de Manu Velasco, siempre que entro a dar un paseo, algo nuevo me sorprende, nunca falla. Por algo decidí incluirlo en la lista de enlaces que aparece en la columna de la izquierda del blog.

Hacía meses que no entraba y ahora, desvelada, me encuentro con una entrada del mes de noviembre, que merece una reseña aquí.

Dedica a los futuros maestros una imagen con 16 acciones que nunca deberían faltar en sus clases. Aquí están:


Propiedad de Manuel Velasco, imagen extraída de http://www.elblogdemanuvelasco.com/2014/11/a-los-futuros-maestros-16-acciones-que.html
Aunque tal vez yo no habría puesto esas 16,  reflejan su esencia como docente y me parece maravillosa. Por eso me gusta compartir aquí hoy sus ideas, porque creo que a los maestros nos hace falta tejer más redes entre nosotros, construir más puentes de un lugar a otro y aprender con el trabajo ajeno.

No dejéis de leer la entrada de su blog la entrada en la que incluye la imagen anterior, denotan un cariño hacia la docencia al que yo llamo VOCACIÓN.

Y ya puestos, que esas acciones sirvan de recordatorio a los que ya tenemos la suerte de poder ejercer de maestros.

Querido Manuel, no he podido resistirme a transcribir tal cual algunas de tus palabras, por lo mucho que me siento identificada con ellas y porque me he emocionado al leerlas. Me refiero a cuando, dirigiéndote a los futuros maestros, dices lo siguiente: "en vuestras clases no hay alumnos, hay voces y miradas, silencios y palabras, preocupaciones e ilusiones, necesidades y sueños." Sabias palabras y qué bien expresado. Estoy de acuerdo contigo al 100%. Qué bonito sería que la mayoría de los docentes invirtieran parte de su tiempo en conocer qué hay tras esas distintas voces, miradas, silencios, palabras, preocupaciones, necesidades y sueños. Y, como soñar es gratis, que se pusieran en su lugar e intentaran comprenderlos. Nos iría a todos mucho mejor. Solamente algo más...¡GRACIAS Manuel Velasco! 

Escuela inclusiva: una charla de TED

Llevaba demasiado tiempo desconectada de estos, con mucha frecuencia, interesantes recursos. Se trata de las charlas de TED. Creo que el motivo para haber estado tanto tiempo apartada de ellas es la duración, que combina fatal con mi falta de tiempo para muchas cosas. O tal vez tengo la sensación de que me falta el tiempo porque haga demasiadas cosas, puede ser.

Y en una de estas charlas,  está Silvia Corso, una madre luchadora, a la que su hija tetrapléjica le hizo plantearse la necesidad de crear una escuela inclusiva. No obstante, ella considera que no hay que hablar hoy en día de escuela inclusiva, porque en realidad cada escuela ha de ser eso, inclusiva. No es sencillo pero...¡Qué bien suena! Me encanta que además se refiera a la etapa de Secundaria. No desvelo más, el vídeo está plagado de perlas...¡Disfrutadlas!



El vídeo tiene una duración de 17 minutos 39 segundos.

EMOCIÓNATE: día 12, tristeza...¿o enfado?

Tarde rara elevada a la máxima expresión. Pasa mucho más de lo que parece. En este caso, había "planificado" la segunda sesión sobre la tristeza, que era continuación del miércoles de la semana anterior. Desde el minuto 0, veo que en el aula se respira una tensión considerable. Hay días en las que todo se acumula y le sacamos punta a cualquier cosa que digan "los otros." Y eso sucedió el miércoles 31 de enero. Despedimos enero enfadados, muchos creo que era más un mosqueo con ellos mismos que con otras personas. Y claro, así ya podía plantear las actividades sobre la tristeza...que no era el momento. A veces hay que comerse lo planificado "con patatas." Y en mi humilde opinión eso no está mal, porque urgía más intentar suavizar (aunque fuera un poquito) el mal rollo que se respiraba entre algunos niños que insistir en profundizar en otras cosas.

Intenté que algunos limasen asperezas, pero no resultó nada fácil. Es complicadísimo acercar posturas cuando una de las partes está enrocada y no quiere ceder ni un poquito. Y así, con la mitad de la clase cabreada (el enfado o malestar era principalmente entre algunos alumnos), poco se pudo hacer.

Comencé con la historia de Vacío, cuento de Anna Llenas. Os pongo el vídeo:



Con la mano en el corazón, de los libros de Anna Llenas, es mi preferido, ya lo puse en otra entrada del blog, aunque quizá no sea el más conocido por el público en general. Opté por contarles el cuento con el libro físico, a lo mejor el vídeo anterior habría funcionado mejor (me voy a quedar con la duda)...

Después, sin papel, les fui preguntando cuál era su color más triste, su comida más triste, la escena más triste de una película...Y a poder ser, que explicaran un poquito el porqué de sus respuestas. Me basé en el vídeo siguiente:


A continuación les entregué una ficha con una pregunta directa...¿Qué te pone triste? Y en él cada uno escribía lo que le parecía. También di a todos la oportunidad de comentar sus respuestas (si querían). Y aquí se vio, una vez más, las vivencias de cada niño y los escudos que algunos se ponen (y que son entendibles).

Al final les enseñé un "botiquín emocional contra la tristeza." Los invité a adivinar qué podía haber dentro. Y los animé a reflexionar sobre ellos mismos, y qué es lo que introducirían en su botiquín emocional particular. Comparto algunas fotos por si alguno quiere probar algo semejante con sus alumnos. Si dispusiera de más tiempo, habría estado fenomenal, que cada cual diseñara su propio "botiquín emocional."

Esta fotografía y todas las de esta entrada, son propiedad de Raquel Plaza.












Y con esa sensación, de tarde extraña, no muy productiva, e incluso algo frustrada y disgustada, los despedí, pidiéndoles por favor que la semana siguiente intenten llegar de otra manera (el cómo llegan al taller es un reflejo de cómo están en el cole, en su casa, con sus amigos...). Además, puestos a pedir, que pensaran al empezar el día cómo hacer más agradable la jornada a sus compañeros, y que probablemente así ellos también se sentirían mejor. Y como el cariño es inmenso, vamos a ver qué tal va todo el miércoles 7 de febrero, seguro que mejora.